El batallón de los bebés

Todos los gobiernos de todos los países del mundo dan una gran importancia a la educación, lo cual no significa que se esfuercen por darle a sus ciudadanos la mejor educación posible, significa que ven en ella un arma muy poderosa para conseguir sus propios objetivos. Sin ir más lejos, en nuestro propio país, la Ley de Educación debe ser una de las más cambiadas desde el inicio de la llamada democracia.
Durante una de las épocas más oscuras de la historia reciente, los años del nazismo, una de las primeras cosas que cambiaron los nazis cuando llegaron al poder en 1933 fue, como no, el sistema educativo. Los niños alemanes pasaron de tener dos horas de Gimnasia a la semana a tener dos horas al día, se suspendieron asignaturas como la de Biología y se incluyeron otras como “Heroísmo” o “Disposición a morir por la patria”
image

Más tarde en el año 1945 cuando el régimen nazi estaba a punto de perder la guerra, empezaron a llamar a filas a soldados cada vez más jóvenes. Muchos de esos soldados, debido a su juventud, habían recibido una educación exclusivamente nazi, y también por su juventud empezaron a llamarlos, no sin cierta sorna, “El batallón de los bebés”.
image

Luego, una vez que este batallón entró en combate, se convirtió en el terror de los aliados por su ferocidad y su crueldad. Se enfrentaban a la guerra con un absoluto fanatismo y de ellos llegó a decir el propio Hitler que eran los soldados perfectos.
Sé que este es un ejemplo extremo, pero creo que demuéstra bastante bien el poder que puede tener la educación en nuestra sociedad.
Cuando miro a mi alrededor no puedo dejar de tener la sensación de que necesitamos un cambio, una nueva revolución, pero una revolución pacífica, si algo ha demostrado la historia, es que el uso de la violencia no soluciona los problemas, solo los cambia por otros, a veces incluso peores. Creo que la siguiente revolución debe venir de la mano de la educación, y por eso pienso, que el oficio de maestro es uno de los más importantes del mundo, también creo que si nuestros hijos se topan con unos de esos maestros con verdadera vocación, y consciente de la importancia de su oficio, con uno de esos maestros que es capaz de luchar contra las adversidades de un sistema ideado para convertir a los niños en futuros ciudadanos obedientes, sumisos y con una nula capacidad para la rebeldía, con uno de esos maestros que tiene que luchar a veces hasta contra la ignorancia o el conservadurismo de sus propios compañeros,en fin uno de esos maestros con mayúsculas, entonces nuestros hijos se habrán encontrado con uno de los regalos más grandes que la vida puede darles, un regalo que los hará hombres y mujeres libres al menos de pensamiento.
Lástima que no todos los maestros y maestras se den cuenta de lo grande que es su profesión, porque lo que es la casta dirigente si que parecen darse todos cuenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s