Con vergüenza

Mirando a mi alrededor, no puedo dejar de tener la sensación de estar ante una civilización en decadencia. No puedo dejar de tener la sensación de que a poco que arañas la superficie de nuestra bonita sociedad, te das cuenta de que todo está podrido. A veces cuando reflexiono sobre todo esto, me esfuerzo por cerrarle el paso al pesimismo, pero empiezo a pensar que es verdad eso que dicen de que un pesimista, es simplemente un optimista bien informado. Tengo la suerte de ser padre de un niño y una niña, y el hecho de ser padre, me hace estar seguro de una cosa: TODOS los niños y las niñas de este mundo se merecen un planeta mejor que el que se van encontrar. Vamos a dejarles un planeta putrefacto por la contaminación, lleno de desigualdades sociales, gobernado por unos pocos para su propio beneficio y con millones de personas que se mueren de hambre a diario ¡¡niños que se mueren de hambre!! Pero lo peor de todo es que sus padres, nosotros, convivimos con estas cosas como si nada, como si no las viéramos, como si no se pudiera hacer otra cosa, como si este orden mundial fuera algo connatural al ser humano.
Espero que algún día, cuando esta generación de niños sean mayores, se avergüencen profundamente de nosotros porque esto significaría que ellos verán el mundo de otra manera ¿y quién sabe?
Lo mismo incluso han conseguido cambiarlo…
Porque lo que es nosotros…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s